En este trabajo me acerco a otro continente y realizo “instantáneas de la vida cotidiana”.
La energía, los colores y quehaceres de algún lugar de África. Siempre según la mirada de blanca que se acerca al continente negro. Mirada naif de colores vivos e imposibles.
Pintar lo pintoresco, dejando a un lado los campos de refugiados,  las colas del hambre,  los poblados mineros,  los niños soldados…

Un apunte: la blanca que pinta nunca ha estado en África.